Qué frutas se pueden congelar y cuáles no

Y consejos para congelarlas de todas maneras

Melocotones, fresas, kiwis, mangos, limones, peras y kiwis sobre mesa blanca

De la misma manera que la vida útil de las frutas puede ser extendida en la nevera (heladera), el congelador (freezer) puede hacer que duren aún más tiempo. Sin embargo, no todas las frutas se congelan bien, ya que algunas pierden su contenido en agua una vez descongeladas. En este artículo veremos qué frutas se pueden congelar y cuáles conviene no hacerlo (o sí pero siguiendo algunos consejos).

Qué frutas se pueden congelar frescas

Frutos rojos o bayas

También llamados frutos del bosque, los frutos de arbustos y árboles silvestres son ideales para ser congelados cuando están frescos, y almacenados correctamente pueden durar 12 meses o incluso más. Dentro de los frutos rojos se encuentran:

  • Fresas (Frutillas)
  • Arándanos
  • Frambuesas
  • Moras
  • Cerezas y guindas
  • Grosellas
  • Zarzamoras
  • Otras bayas como el kiwi

SUGERENCIA
Para evitar que se peguen entre sí, es posible colocarlos separados en una bandeja dentro del congelador, aguardar a que endurezcan y en ese entonces colocarlos en bolsas al vacío o recipientes herméticos.

Frutas tropicales

Rodajas y cuartos de plátano con espátula de metal

Las frutas tropicales frescas se congelan bien, dentro de este grupo forman parte:

  • Piña
  • Plátano (Banana)
  • Mango
  • Papaya
  • Coco
  • Fruta de la pasión (Maracuyá)
  • Guayaba

CONSEJOS
Hay que tener en cuenta que se obtiene un mejor resultado al congelar la pulpa de las frutas tropicales, la cual luego se encuentra lista para ser utilizada en zumos o recetas de repostería.

Los plátanos deben ser pelados antes de ser introducidos en el congelador, y pueden ser colocados en bolsas, recipientes de vidrio, cortados, pisados o enteros.

VER TAMBIÉN: Experimento: la mejor manera de congelar plátanos

Frutas de pepita o carozo

  • Durazno (Melocotón)
  • Albaricoque (Damasco)
  • Manzana
  • Pera
  • Ciruela

Para congelarlas, se sugiere pelarlas y cortarlas en gajos, disponerlas en una bandeja para que no se peguen entre sí y una vez estén rígidas al tacto, colocarlas en bolsas o recipientes en donde no quepa el aire.

Frutas desecadas

Las frutas deshidratadas o desecadas (disecadas) ya poseen un tratamiento de secado que las hace más duraderas, entre ellas se encuentran:

  • Dátiles
  • Chips de plátano (Chips de banana)
  • Orejones de albaricoque, melocotón y pera
  • Ciruela pasa
  • Pasas moscatel y pasas sultanas
  • Arándano rojo (Cranberries)
  • Papaya
  • Piña (Ananá)
  • Mango

Para congelar las frutas desecadas, simplemente separarlas en porciones y colocarlas en bolsas con cierre cremallera o pequeños recipientes herméticos. Descongelar a temperatura ambiente y consumir.

Qué frutas no se congelan bien

Las frutas que no conservan su textura y se estropean luego de ser congeladas son aquellas que poseen un alto contenido de agua. En el caso de las sandías y melones, están formados por un 90% de agua, mientras que los tomates contienen hasta un 94% de su peso en agua. Sin embargo, esto no impide que para ciertos usos y con las debidas precauciones no podamos guardarlas en el congelador.

Cítricos

  • Pomelo
  • Naranja
  • Mandarina
  • Limón
  • Lima

Si se precisa congelar cítricos, pelar las frutas y separar los gajos. Disponer en una bandeja en el congelador y dejar que estén firmes antes de colocarlos en una bolsa o recipiente hermético. Utilizarlos tal como cubitos de hielo, sin descongelarlos.

Otra opción es hacer zumo con ellos, verterlo en una bandeja para cubitos de hielo, y utilizar los cubitos. Por ejemplo, se pueden congelar cubitos de jugo de limón listos para aliñar ensaladas o para preparar limonadas.

Sandías y melones

Todas las frutas pertenecientes a la familia de las Curcubitáceas tienen alto contenido de agua. Esto incluye:

  • Sandías
  • Melones
  • Cantalupos
  • Kiwanos

La única excepción es si se quisiera utilizar melones o sandías en zumos o batidos. En ese caso hay que guardarlos sin piel y cortados en cubos dentro de un recipiente hermético, y echarlos directamente a la batidora sin descongelarlos previamente.

Tomates

Esta fruta frecuentemente confundida con verdura también pierde su jugosa textura al ser descongelada, es por eso que en el caso de que se quiera utilizar tomates cherry o tomatillos en ensaladas, lo mejor es utilizarlos frescos.

Si se cuenta con una cantidad importante de tomates y el miedo es que se echen a perder, es recomendable hacer salsas o mermeladas y recién ahí colocarlos en el congelador. El frío no modifica la estructura de los tomates únicamente cuando ya están cocidos.

Aguacates (Paltas)

La textura de los aguacates cambia rotundamente al descongelarse, por lo que no pueden utilizarse en preparaciones como guacamole. Sin embargo, pueden congelarse pisados con tenedor, en rodajas, pelados o enteros para ser utilizados en preparaciones de repostería o batidos en donde vayan procesados o licuados.

Más artículos
Cómo hacer crema pastelera sin huevo