Consejos para hacer el soufflé perfecto

Última actualización:

1. Utilizar huevos a temperatura ambiente

Para preparar un soufflé, los huevos deben estar a temperatura ambiente. Foto: ALICIA ROBLES

El ingrediente clave al momento de hacer un soufflé son las claras batidas. Si los huevos se encuentran almacenados en la nevera y fríos, las claras no llegan a formar picos tan altos. Basta con sacarlos media hora antes de comenzar a cocinar para que lleguen a estar a temperatura ambiente.

VER TAMBIÉN: Cómo almacenar huevos correctamente

2. Enmantecar el molde correctamente

El molde (o papel de horno en caso de forrar un aro de metal con él) debe estar bien preparado para que la mezcla pueda subir con facilidad por sus costados. Para ello, pincelar mantequilla blanda pero no derretida con un pincel de silicona y recubrir con harina, parmesano, o pan rallado en caso de que la preparación sea salada, o azúcar en caso de que sea dulce.

3. Batir las claras por último

Las claras deben ser batidas hasta formar picos altos con aire en su interior, que colapsarán ni bien se deje de batir, por lo que incoporarlas a la mezcla una vez obtenido su punto es primordial. Es por ese motivo que es recomendable mezclar las yemas con la preparación primero, y luego batir las claras a nieve, para incorporarlas como último paso. Para estabilizarlas mejor, puede agregarse unas gotitas de jugo de limón o una pequeña cantidad de cremor tártaro, ya que la acidez ayuda a las claras a obtener la textura deseada. Por último, tener el cuidado de no batir en exceso, ya que la espuma puede quedar demasiado tiesa y empezar a gotear líquido de las claras.

4. No abrir el horno en medio de la cocción

Abrir el horno en medio de la cocción hace que las preparaciones no lleguen a levar correctamente o se desmoronen. Si el horno está demasiado alto y el soufflé se comienza a quemar por arriba, bajar la temperatura de horno, o si es posible seleccionarlo, colocar sólo calor por debajo.

5. Colocar los moldes sobre una asadera de metal

El vidrio o la cerámica tardan en coger temperatura. La asadera metálica, preferentemente de aluminio, logra calentar rápidamente y transferir el calor a los recipientes mediante el contacto directo por debajo.

Más artículos
Qué es un flat white y en qué se diferencia de un latte o un cappuccino